Un rico polvo con la nueva vecina caliente

Comentarios


Detalle

Hace unos días se mudó a mi edificio una nena que vive sola y que tiene cara de ser bien jugadora. Siempre que nos cruzábamos nos lanzábamos miradas calenturientas y un buen día la encontré llegando a casa un poco picada y le dije para tomar unas cervezas en mi habitación. Ella aceptó la invitación y al cabo de unos minutos estábamos teniendo sexo como dos salvajes.

Compartir en redes sociales: