Con mi empleada en la silla

Detalle

Esta madurita es un empleada que aún da buen goce. Un día estaba limpiando una silla y de pronto le entró la arrechura, que empezó a introducirse una esquina del respaldar en la papa. Su jefe, al verla tan arrecha, decidió hacerle probar una verga genuia y aplacar su deseo.